Tema 2: El Maestro y El Discípulo

A- Los maestros de Israel; B Jesús maestro; C- El discípulo; Discípulo, antes que Apóstol

A.- Los Maestros de Israel

La relación maestro-discípulo en Israel era muy distinta de lo que hoy día nosotros estamos acostumbrados con los profesores de nuestras escuelas. Para comprenderlo es necesario despojarnos de nuestros conceptos catedráticos y meternos en el túnel del tiempo, que nos transporte al Oriente y a la mentalidad de hace dos mil años.

No se trataba de profesores que repitieran lecciones aprendidas o trasmitieran el fruto de sus investigaciones, sino que eran laicos competentes, que enseñaban a los demás cómo encontrar y cumplir la voluntad de Dios. Eran, estudiosos de la Ley, que enseñaban a vivir de acuerdo al plan divino. Facilitaban hallar el sentido de la existencia y la forma de cumplir la propia vocación. Así, el maestro llegaba a ser más importante que el mismo padre. Para un hebreo era mucho más fundamental saber vivir que vivir, y por lo tanto el maestro tenía prioridad sobre el mismo padre. Hillel o Shamái no contaban con una academia o un instituto, sino que su propio estilo de vida era lo que enseñaba. Su autoridad no se basaba en títulos o estudios, sino en la vida que llevaban. Esto era lo que llamaba la atención e invitaba a otros a seguirlos e imitarlos. Su ejemplo era más elocuente que sus palabras. Por eso, los discípulos tenían que convivir con su maestro, ya que, observándolo, era como aprendían a vivir. De esta manera se formaba una familia alrededor del maestro.

B.- Jesús Maestro

Jesús aparece en el escenario religioso de su tiempo como uno más de estos maestros de Israel. Por lo tanto, viene a enseñar a vivir. Por eso acepta ser llamado "Rabbí” -Maestro- y se rodea de unos seguidores para enseñarles a vivir de la misma manera que él lo hace.

En los Evangelios aparece cuarenta y ocho veces el término maestro (didáscalos), aparte de las quince veces "Rabbí" y las dos ocasiones en que se presenta "Rabbuní". En todas estas ocasiones se nos ofrecen distintos valores para delinear el perfil de Jesús como Maestro.

Maestro, es uno de los pocos títulos que Jesús se atribuye a sí mismo (Jn 13,13). Sin embargo, Jesús se distingue de todos los otros maestros por algunas características que lo hacen único:

-En aquel tiempo los discípulos tenían el derecho de seleccionar al maestro que más les convenciera y conviniera. En el caso de Jesús, no es así. El mismo escoge personalmente a cada uno de sus seguidores(Jn 15,16).

-El discipulado era tomado como una etapa temporal. Los discípulos de Jesús lo siguen por toda la vida y no les está permitido volver atrás (Lc 9,62).

-Los discípulos entraban al servicio del maestro casi de la misma forma que un esclavo servía a su amo. Jesús, por su parte, no los llama siervos, sino amigos (Jn 15,15).

-Los niños y las mujeres no eran considerados aptos para el discipulado. Sin embargo, Jesús pide que los niños se acerquen a él (Mc 10,14) y un grupo de mujeres lo siguen para aprender a vivir su vida (Lc 8,3).

-Los seguidores de un ilustre maestro, gozaban de fama y autoridad ante el pueblo. Quien había sido instruido a los pies de Gamaliel, lo tenía como un orgullo y así lo consignaba en su currículum vitae (Hech 22,3). Por el contrario, Jesús no ofrece sino problemas, persecuciones y calumnias (Mt 5,11). Así pues, aunque Jesús parece uno más de los muchos maestros de Israel, se distingue de ellos al mismo tiempo. Como todos ellos, enseñan a vivir, pero su estilo de vida tiene características que lo hacen único entre los demás.

C.- El Discípulo

Así como no cualquiera era considerado maestro, tampoco todos podían ser discípulos. El sistema del discipulado exigía ciertas características y renuncias que no todo mundo podía satisfacer. Hasta que un joven judío celebraba su Bar Mizbá (hijo del precepto) a los trece años, se hacía apto para comenzar el itinerario del discipulado. El discipulado era un privilegio y una responsabilidad que abarcaba todos los aspectos de la vida, y que por tanto exigía disponibilidad plena para dejarse moldear por el maestro.

El discipulado era un sistema que buscaba trasmitir sabiduría para saber vivir bien. Gracias a él se mantenía viva la fuente de vivencias de Israel. Como el maestro comunicaba ante todo experiencias, y éstas de por sí son intransferibles, entonces se buscaba llevar a los discípulos a que ellos tuvieran sus propias experiencias.

El discípulo era prácticamente como un esclavo. A cambio de la enseñanza que recibía, prestaba servicio en todas las necesidades de su maestro. Lo único que lo distinguía de un esclavo, era que no estaba obligado a lavar los pies de su maestro. En todo lo demás, no había mucha diferencia. La meta de todo discípulo es llegar a ser como su maestro:

Bástale al discípulo ser como su maestro Mt 10,25.

En el Nuevo Testamento aparece doscientas sesenta y dos veces la palabra discípulo (Mazetés). Es decir, tenemos gran variedad de datos evangélicos para delinear a aquel que busca llegar a ser como su maestro, reproduciendo sus criterios, acciones y misión. Si con una sola frase quisiéramos definir el perfil del discípulo, sería: "es como su maestro": aplica la jerarquía de valores de su maestro a la vida moral, laboral, familiar, religiosa, económica, social y política.

El discípulo ora y perdona como su maestro. Gasta el tiempo y se divierte de acuerdo al modelo de su maestro. Piensa, vive y muere como su maestro.

Discípulo, antes que Apóstol

 El discípulo ha sido llamado para un objetivo bien claro y determinado:

 Subió al monte y llamó a los que quiso;

Y vinieron donde él.

Instituyó doce:

- para que estuvieran con él

- y para enviarlos a predicar,

con poder de expulsar demonios (Mc. 3,13-15)

En este texto están perfectamente delineadas la vocación y la misión:

-La vocación es estar con el maestro.

-La misión -como consecuencia- es evangelizar y expulsar demonios.

La primera vocación de un discípulo es estar con Jesús, o acompañarlo, como traducen otras versiones. Para vivir como el Maestro se debe vivir con él, invirtiendo el tiempo en aprender su estilo de vida. Después, sólo después y siempre después, viene la misión: evangelizar. De ninguna manera se pueden invertir las funciones, so pena de desvirtuar por completo la visión pastoral de Jesús. La docena de apóstoles, no salió de la nada ni por generación espontánea. El evangelista San Lucas aclara que fueron llamados precisamente de entre el grupo de los discípulos:

Por aquellos días Jesús fue al monte a orar y se pasó la noche en la oración de Dios. Cuando se hizo de día, "llamó a sus discípulos" y eligió "de entre ellos" a doce, a los que llamó también apóstoles (Lc 6,12-13).

La única condición indispensable para llegar a ser apóstol, es antes ser discípulo. Jesús no pidió títulos académicos ni certificado de buena conducta; ni siquiera que fueran célibes o tuvieran ciertos estudios. La única prueba que había que pasar para llegar a ser apóstol, era ser antes uno de sus discípulos.

Si un apóstol no es primeramente discípulo de Jesús, es como si la flecha de su vida hubiera errado en la dirección adecuada. Por desgracia, muchas veces se tiene como meta prioritaria el llegar a ser apóstol y no discípulo. Interesa más el ministerio y la función en la Iglesia, que la relación con el Maestro. Por eso hoy día existen muchos "apóstoles" que nunca antes fueron discípulos de Jesús, sino simplemente modelados por un sistema, estructura o cultura religiosa.

En el plan pastoral de Jesús, para ser apóstol (enviado), antes se necesita haber sido discípulo (llamado). Pero muchos han suplido el discipulado por el trabajo apostólico, la imitación del fundador de una congregación, el celibato o un cargo en la Iglesia. Se ha devaluado lo esencial y se da más importancia a lo secundario. Se ha perdido el sentido de la vida y se han invertido los valores evangélicos.

Este tema ha sido sintetizado de: José H. Prado Flores; “Formación de Discípulos”:2 El Maestro y el discípulo; pag. 13-ss; Publicaciones Kerigma; Mexico.

Volver Pag. Inicial

 

El Maestro y el Discípulo

Webmaster: Pbro. José Luis Gallotto

Si queres comunicarte con nosotros, escribinos a:  info@agentespastoral.com.ar

Queremos seguir creciendo en este servicio, tu aporte nos ayudará a mejorar

Ubicación Geográfica de la Diócesis de Rafaela